Santiago de Compostela

Dicen que todos los caminos conducen a Santiago, que se lo digan a los miles de peregrinos de todas las nacionales que realizan cada año el Camino de Santiago. Situada a 65km al sur de la La Coruña y 52km al Norte de Pontevendra, Santiago de Compostela no es sólo una de las ciudades más visitadas a nivel nacional, sino también a nivel internacional, ya que es uno de los lugares de peregrinación a nivel mundial, junto a Jerusalén y a Roma. La ciudad vieja de Santiago fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.

El aeropuerto de Lavacolla se encuentra a 10 km del centro de la ciudad. Para llegar desde España en avión, tenemos vuelos directos con Air Europa (Alicante, Gran Canaria, Lanzarote y Málaga), Air Nostrum (Bilbao y Tenerife Norte), Evelop (Alicante), Iberia Express (Madrid), Ryanair (Alicante, Barcelona, Lanzarote, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca, Sevilla, Tenerie Sur y Valencia), Volotea (Menorca), Vueling (Barcelona, Fuerteventura, Gran Canaria, Lanzarote, Málaga, Palma de Mallorca y Tenerife Norte). Del aeropuerto al centro hay un autobús que por 5€ ida y vuelta te lleva a distintos puntos de Santiago en un momento.

El lugar más destacado de la ciudad es sin duda la Plaza do Obradoiro, lugar donde se encuentran el Ayuntamiento (Palacio de Rajoy), el Parador de Santiago (Hostal dos Reis Católicos) y su imponente Catedral, la cual merece una visita a fondo. Si podéis hacer coincidir vuestra visita con el “vuelo” del botafumeiro, mucho mejor. Para el que no lo sepa, el Botafumeiro es uno de los símbolos más famosos y populares de la Catedral de Santiago de Compostela. Es un incensario de grandes dimensiones que se mueve desde la cúpula central de la Catedral, desde donde cuelga por un sistema de poleas, hacia las naves laterales. Pesa 53 kg y mide 1,50 metros; está suspendido a una altura de 20 metros y puede alcanzar los 68 km/h.

Otra visita obligada dentro de la Catedral es el abrazo al Apóstol Santiago, para lo que recomiendo madrugar para evitar colas. Según cuentan, si le pides un deseo te lo concede, a mí el primero hace unos años me lo concedió, el último está por ver. Además, Santiago está considerado el patrón de España.

Muy cerca de la Catedral se encuentra la Plaza de Platerías, la cual debe su nombre a  los talleres de orfebres situados desde la Edad Media en los bajos asoportalados del claustro. 

Muy poco conocido a pesar de su cercanía  a la Catedral es el árbol de las ciencias, situado en uno de los lateralles del Pazo de San Xerome. Realizado en hierro, de cada una de sus ramas nacen diferentes pergaminos, donde están escritas algunas carreras en latín (Matemáticas, Física, Química, Teología, Geografía… ). La leyenda cuenta que cuando un estudiante no sabía cual de estas carreras escoger, acudía al Árbol de las Ciencias. La persona se colocaba delante del mismo y daba tres vueltas sobre el punto en el que se colocaba, después, se acercaba al árbol de espaldas y estiraba su brazo para tocar sin mirar el cristal, posando su dedo en una de las distintas carreras mostrando al estudiante qué carrera realizar.

El parque más importante de la ciudad es el Parque de la Alameda, en cuya entrada nos podemos encontrar con “las 2 Marías”, dos hermanas santiaguesas (Maruxa y Coralia) que se convirtieron en personajes populares de la ciudad en los años 50 y 60 debido a que realizaban un paseo diario por el casco antiguo, vestidas y maquilladas de manera excéntrica, mientras intentaban ligar con los jóvenes universitarios. 

En el parque podemos hacer la foto más emblemática de la Catedral bajo del árbol de los enamorados, un eucalipto de 45 metros de altura. Se llama así porque, todos los años, las parejas  se dan una vuelta por el árbol con la intención de renovar los votos matrimoniales, o declarar su amor a la persona amada.

Pero el “romanticismo” del parque no acaba ahí. Muy cerca de las 2 Marías se encuentra el banco sonoro o banco de los enamorados, el cual tiene forma de semicírculo. Según cuentan, en la antigüedad se pone un enamorado en cada extremo del banco y podçian hablarse a través de él, ya que éste dejaba pasar el sonido de un extremo al otro. 

 

Si seguimos andando por la ciudad, podemos encontrarnos con el “Museo do Pobo Galego” (Museo del Pueblo Gallego), lugar donde se encuentra el “Panteón de los Gallegos Ilustres”, donde reposan los restos de gallegos como la poetisa Rosalía de Castro,  el poeta Ramón Cabanillas y el artista y político nacionalista Alfonso R. Castelao, entre otros. 
Entre la Rua Nova y la Rua Del Villar nos encontramos la Ruela de Entrerrúas, la calle más estrecha de la ciudad.
Para comer, Santiago goza de numerosos sitios para comer y a buen precio, que de eso los gallegos saben un rato. Os recomiendo visitar las Calles Raíña (O Gato Negro y Bar Trafalgar) y Rúa Franco (A Taberna do Bispo). En el Bar Trafalgar os recomiendo probar los mejillones tigres, eso sí acompañados de una Estrella bien fresquita, porque pican de rayo.
 Para los más atrevidos, recomiendo hacer la ruta París-Dakar, una tradición que consiste en tomar una copa de vino en cada bar, empezando en el Bar O París y terminando en el Bar Dakar, Los bares más visitados de la “ruta” son, aparte de los ya mencionados el Porto, Orella, Nova Galicia, Carpe Diem, Catedral, Submarino, O´42, Trafalgar, A Barbola, San Jaime, Orense, El Cayado y O Gato Negro.
Para domir, el Parador Hostal dos Reis Católicos, Hotel Costa Vella, Hotel Gelmírez, Hospedería San Martin Pinario y PR Pazo de Agra.
Idioma: español/gallego
Moneda: euro
Zona horaria: España

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*