Helsingor

La ciudad danesa de Elsinor (Helsingør en danés) se encuentra situada en el noreste de Selandia, a unos 40 kilómetros al norte de Copenhague. Para llegar desde Copenhague, lo más barato es comprar un billete de una duración de 24 horas, nos permite viajar dentro de la provincia de Øresund.

Nada más llegar a la estación de tren, lo primero que vemos es el puerto de Helsingor. La ciudad se convirtió en un centro marítimo internacional durante el siglo XV. En 1864 se abrió  una línea férrea y un transbordador a Suecia.

Lo más destacado de Helsingor es sin duda el Castillo de Kronborg, uno de los castillos renacentistas más importantes del norte de Europa. Es mundialmente famoso por ser el castillo en el que se inspiró  Willian Shakespeare para escribir Hamlet. El Castillo de Kronborg es una gran fortaleza construida por Federico II entre 1574 y 1585.

Justo a la espalda del castillo, podemos ver el estrecho de Oresund. Si os fijáis, al fondo vemos una ciudad. Concretamente es la ciudad sueca de Helsinborg, situada a 5 km de la ciudad danesa. Ambas ciudades están hermanas y tienen, curiosamente, un nombre parecido.

En la planta baja del castillo se encuentra el Museo Marítimo de Helsingor, el cual ofrece una colección que empieza con objetos del siglo XV y hace un repaso de la evolución histórica de las actividades marítimas y el comercio danés hasta la actualidad.

El «habitante» más famoso de Helsingor es sin duda el llamado novio de la sirenita de Copenhague, Han (significa él en danés). Han fue creado por una pareja de  escultores, la noruega Ingar Dragset y el danés Michael Elmgreen. Han ha sido realizado en acero inoxidable y tiene un mecanismo hidráulico que le permite pestañear una vez cada hora. Le llaman el sirenito, pero si os fijáis, tiene piernas de humano.

La Catedral de Helsingor (Sankt Olai Kirke),  dedicada a San Olav el santo, rey de Dinamarca que murió en la batalla de 1030.

El centro de Helsingor es muy pequeño, tiene apenas unas calles peatonales, con tiendas de todo tipo.

Buena parte de las tiendas de la ciudad, especialmente las más cercanas al puerto y la estación de ferrocarril, son tiendas de venta de alcohol y licores. La razón es que, durante años, los suecos de las ciudades del otro lado del estrecho viajaban a Dinamarca sólo para comprar bebidas, debido a los elevados impuestos al alcohol que tienen en su país. Hoy, esas visitas se han reducido, pero no es extraño ver a suecos acarreando cajas de cerveza con dirección a los barcos de Helsinborg.

Para comer, Bar Richs, Spiseriet Helsingor, Casatua, Kronborg Fiskehus, Radmand Davids Hus y Cafe Hyacinth.

Para dormir, Hotel Marienlyst, Hotel Skandia y Helsingor B&B.

Idioma: danés

Moneda: corona danesa

Zona horaria: misma que España

Maria del Castillo Puig

Un comentario sobre «Helsingor»

Responder a José María Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba