Nîmes

Buenas!! Que tal las vacaciones?? Las mías bien, descansando y un poquito de playa, ya os contaré a la vuelta.

Hoy os voy a hablar de una ciudad en la que estuve no hace mucho, Nîmes. Situada en el Sur de Francia, es famosa por la multitud de restos de la época romana que se conservan en bastante buen estado, además, es conocida por ser la Roma francesa.

Con la misma forma oval que el Coliseo de Roma, el anfiteatro de Nîmes fue construido a finales del siglo I. Actualmente, se celebran allí corridas de toros, además de espectáculos y conciertos. También llamado Arènes de Nîmes. 

Otro de los monumentos más emblemáticos de Nîmes es la Maison Carrée (la casa cuadrada), un templo del siglo I muy bien conservado. Hoy en día el edificio alberga un museo de antigüedades romanas.

Los jardines de la Fontaine,  del siglo XVIII repleto de detalles interesantes como fuentes y esculturas. Es uno de los parques públicos más antiguos de Europa.

Dentro de los jardines se encuentra el Templo de Diana, un curioso templo romano. Se puede visitar gratuitamente y podemos entrar por los pasillos interiores.

La Catedral de Notre Dame y Saint Castor, construida a finales del siglo XI, es el principal edificio religioso de Nîmes.  Originalmente era de estilo románico, aunque debido a los daños sufridos durante las guerras, incorporó posteriormente elementos arquitectónicos muy diversos.

La Tour Magne (Torre Magna), es una torre octogonal de piedra de 32,7 metros de altura, más ancha en la base que en el resto. Era una de las torres defensivas de la muralla que rodeaba la ciudad. Desde arriba, se puede ver toda la ciudad.

El símbolo de la ciudad es un cocodrilo. Cuando fundaron la ciudad muchos de sus fundadores provenían de Egipto. Para festejar la fundación de la ciudad, decidieron hacerlo acuñando una moneda de bronce con el acontecimiento que más pudiera gustar a César Augusto: la victoria de Actium en Egipto, simbolizada por un cocodrilo encadenado a una palmera, como símbolo de la sumisión de Egipto. Esta medalla se convirtió con el paso del tiempo en el símbolo de la nobleza y de la antigüedad de la ciudad. En 1597 trajeron a la ciudad un verdadero cocodrilo del Nilo, que encontró su lugar de honor en el Ayuntamiento (disecado, tras su muerte).

En el centro de la ciudad, en la Plaza del Mercado, se encuentra una fuente con un cocodrilo, ideada por Martial Raysse.  Como anécdota, está atado a una columna y no a una palmera.

Para comer, es muy típica la gardiane camarguaise, una especialidad regional a base de carne de toro de la Carmarga cocinada en adobo y la brandade de Nîmes, con bacalao, leche y aceite de oliva. En cuanto a los restaurantes, hay numerosos sitios situados entre el Boulevard Victor Hugo y Amiral Courbet  de todas las gastronomías y precio, así como en la Plaza del Mercado. A nosotros nos pilló la Fiesta de la Trufa y en todos los sitios había platos con este producto. En la segunda foto, podéis ver el hojaldre relleno de trufa que nos tomamos, buenísimo!!

Para dormir, Hotel des Tuileries, Hotel Central, Acanthe du Temple Hotel, Hotel Imperator, Hotel Terminus Audrans B&B Hotel Nïmes Centre.

Bueno dejo programado el post del lunes, me voy de mini vacaciones por fin!! El miércoles si me da tiempo a hacerlo os cuento, besos!!

Maria del Castillo Puig

Un comentario sobre «Nîmes»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba