Montpellier

Este fin de semana he estado en el Sur de Francia. El primer día estuvimos en Montpellier. Es una ciudad situada muy cerca de la frontera con España. Tiene aeropuerto pero no hay ningún vuelo directo a España. El aeropuerto más cercano es el de Marsella (155km). Hay vuelo directo con Air, Mediterranee (Fuerteventura, Málaga, Palma de Mallorca y Tenerife), Air Nostrum (Madrid) y Ryanair (Ibiza, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca, Sevilla y Valencia).

Montpellier es conocida como la ciudad del sol,  debido a que tiene un número de días soleados muy superiores a las demás ciudades del país. Es irónico porque  a nosotros nos llovió.

Uno de los lugares más importantes de la ciudad es la Place de La Comedie,  el punto clave de Montpellier y ejerce de centro de la ciudad. Es el  lugar de encuentro de Montpellier, está lleno de bares y cafeterías.

En la plaza se encuentra  La Opera de La Comedia y la Fuente de las Tres Gracias (Fontaine Trois Graces),  esculpida en 1790.

La Facultad de Medicina.  Montpellier posee la más antigua escuela de Medicina del mundo occidental, creada a finales del siglo XIII.

La Catedral, fundada en 1364 como iglesia, alcanzó la distinción de Catedral en el año 1536. De estilo gótico, fue construida sobre el antiguo monasterio de San Benito.

El Arco del Triunfo de Luis XIV.

A pocos metros se encuentran el Jardín de Peyrou, una explanada de tres hectáreas de extensión, construida en el siglo XVIII como plaza real. En la explanada se encuentra una estatua ecuestre de Luis XIV, el Rey Sol (segunda foto). El monumento principal es el llamado Chateau d´Eau, (castillo de agua),  de estilo clásico construido en 1768 por Henri Pitot y cuya función consistía en distribuir el agua potable que le llegaba desde el cercano acueducto de Saint-Clément (de 14 kilómetros de longitud).

El barrio de Antigone, el cual fue diseñado e ideado por el arquitecto Ricardo Bofill, de nueva construcción situado en el este de la ciudad. Está considerado un monumento. Tiene dos grandes edificios:  el Triángulo y el Polígono,  dos centros comerciales. Es un espacio muy abierto y luminoso, situado en la orilla del río Lez.

Para comer, imprescindible probar los crêpes de la Crêperie Le Kreisker, L´Idee Saveurs, Le Bistrot de Bacchus, Le Jardin des Sens y Papa Doble (buenos cócteles).

Para dormir, Pullman Montpellier Antigone, Hotel Ulysse Montpellier Centre, Ibis Montpellier Centre Comedie, Mon Jardin en Ville (B&B) y Sweet Home 34 (B&B).

Me despido hasta el viernes, besos!!

Maria del Castillo Puig

Un comentario sobre «Montpellier»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba